PERIODONCIA

El éxito a largo plazo de cualquier tratamiento dental depende de la higiene y la salud de las encías. La periodoncia es la especialidad dentro de la
odontología encargada de cuidar del estado de las encías y del hueso, que son los encargados de mantener nuestros dientes con un soporte firme.

Por tanto, trata las distintas enfermedades periodontales, la gingivitis y periodontitis (o piorrea), que son causadas por las bacterias que se quedan en los dientes.

¿Qué es la gingivitis?

De forma simplificada es la inflamación de las encias, que provoca el sangrado de estas. Es una enfermedad bastante extendida entre la población general afectando a un 60% de la población. Sus causas son bastante diversas, normalmente es por una mala higiene, las bacterias acumuladas o un desajuste hormonal.

Los sintomas que presenta son la inflamación, el enrojecimiento de la encía acompañados de sangrado. Si la gingivitis se detecta pronto, el tratamiento no es mas que una higiene dental y un correcto cepillado en casa diario por parte del paciente, y una revisión según cada caso.

¿Qué es la periodontitis?

Normalmente es una evolución de la gingivitis no tratada, que empieza afectar al hueso y al tejido de soporte del diente, pudiendo hacer que este se empiece a mover. Las causas pueden ser varias, la mala higiene, acumulación de bacterias o la genética de cada paciente, entre otros.

El tratamiento para se realiza mediante una técnica llamada raspado y alisado radicular, la finalidad es eliminar el sarro y la placa bacteriana, tanto en la parte visible del diente, como por la parte que esta cubierta por la encía. Cuando la enfermedad esta mas avanzada, es probable que sea necesario realizar una cirugía periodontal para mejorar los tejidos y que se puedan higienizar mejor. Es importante entender que la periodontitis se puede frenar, pero que la perdida de hueso que genera es irreversible (salvo en casos muy específicos) y no se regenerara naturalmente. En estos casos se debe valorar hacer una cirugía para regenerar el hueso y resto de tejidos que se han perdido.

Es de vital importancia saber que el éxito del tratamiento periodontal es el mantenimiento, es decir que el paciente mantenga una buena higiene y que venga a las revisiones que se pauten. Esta es una enfermedad que normalmente es silenciosa, es decir que no causa dolor hasta que ya es demasiado tarde y las consecuencias son irreversibles. No debemos de pensar que si los dientes se mueven, nos sangran las encías o si tenemos mal aliento, esto sea normal, si estos signos no mejoran puede que tengas una enfermedad periodontal.

Detecta tú mismo los signos de alarma

¿Tienes alguno de estos signos? De ser asi, sigue leyendo porque unas pueden ser solo el inicio de la enfermedad (gingivitis), y otros que ya esta en una fase avanzada (periodontitis), donde los daños son irreversibles.

Sangrado

Es la señal inicial y mas visible. El sangrado puede ocurrir cuando te cepillas los diente y/o al comer.

Encías retraídas

Este signo indica que la enfermedad ha avanzado a la periodontitis. Esto hace que la encía disminuya y deje más diente descubierto haciendo que aparezcan espacios.

Inflamación

Es una señal que acompaña al sangrado (fase inicial). Es un signo de que algo esta invadiendo la encía (comida, bacterias, sarro….).

Movilidad dental

También es normal cuando esta la enfermedad avanzada. Los dientes van perdiendo soporte y empiezan a moverse.

Sensibilidad

Al principio las encías están más sensibles y si que duele al cepillarse los dientes o al tocar la encía.

Enrojecimiento

Es también característico de la gingivitis. Las encías se ponen de un color mas intenso y acompañado de la inflamación mas brillante.

Mal olor/sabor

Puede aparecer en cualquier momento y estar producida por otra razón. Pero, combinado con el resto de signos, suele ser debido a la enfermedad periodontal.

Reserva tu cita

Primera visita gratuita

Si tienes cualquier problema relacionado con las encías no dudes en visitarnos en nuestras clínicas de Valencia o Xàtiva para que nuestros expertos odontólogos puedan examinar detenidamente tu problema y ofrecerte un diagnóstico profesional ajustado a las necesidades de tu caso concreto. Confía en nuestra experiencia para una segunda opinión.

Fases del tratamiento periodontal

Preguntas frecuentes sobre tratamientos de periodoncia

Los estudios han demostrado que se encuentra entre las mas frecuentes que sufre la raza humana. Segun estos estudios la gingivitis afecta casi a la totalidad de la poblacion y la periodontitis la padecen en mayor o menor grado uno de cada dos adultos a partir de los 35 años.

Puede ser debido a muchos factores, pero el mas común, es la placa bacteriana que causa la inflamacion de las encias y por tanto el sangrado. En caso de ser esta la causa tiene que ser tratado cuanto antes, ya que puede evolucionar a una enfermedad periodontal.

Sí, la enfermedad periodontal afecta al soporte del diente y cuando esta muy avanzada el diente no tiene ningún tratamiento posible.

Sí, pero es vital tratar antes la enfermedad periodontal y una vez que este bajo control, podremos iniciar o seguir con el tratamiento de ortodoncia.

Primero y más importante mantener una buena higiene oral de forma regular y segundo, acudir a las revisiones con la periodicidad que te indiquemos.

Una encía rosada (color coral), con una textura superficial similar a la piel de naranja, desinflamada, sin sangrado, sin dolor y sin molestias.

La encía forma parte del periodonto (junto al hueso, el cemento radicular y el ligamento periodontal). Tanto el hueso como el ligamento le dan soporte al diente y la encía realiza una función de sellado (como el puño de un jersey, debe estar bien ceñido) para proteger a nuestro organismo.

Es cierto que hay personas que tienen una mayor predisposición genética que otras, pero este es un factor agravante y no desencadenante. Es decir, puedes tener una mayor predisposición a sufrirla pero si cuidas tu higiene y acudes a las revisiones periódicas puedes mantener tu boca sana.

Sí, es uno de los factores que agravan la enfermedad y reduce la eficacia del tratamiento.

No, lo que sucede en ciertas etapas de la vida de la mujer tienen cambios hormonales (pubertad, embarazo, menopausia, anticonceptivo…). Pueden afectar de forma negativa a la salud de las encías.

Un buen cepillo dental debe ser pequeño para tener acceso a todas las zonas de la boca y tener cerdas de dureza intermedia para así no dañar la encía. Se recomienda cambiar el cepillo cada 3 meses (aproximadamente) cuando veamos que las cerdas del cepillo están deterioradas.