Una prótesis dental, es un elemento artificial destinado a restaurar la anatomía de una o varias piezas dentarias, restaurando también la relación entre los maxilares y ayudando a optimizar las funciones básicas de la boca: masticar, deglutir y pronunciar con una fonética adecuada.

Existen diversos tipos de prótesis dentales (prótesis removibles, fijas, mixtas…) y cada una de ellas se configura en función de las necesidades del paciente.

Son prótesis completamente dentosoportadas, que toman apoyo únicamente en los dientes.

El odontólogo talla los dientes que servirán como soporte, denominados dientes pilares situados en los extremos de cada zona edéntula (sin dientes), en los cuales irán cementadas las prótesis fijas cuidadosamente ajustadas. Para ello en la clínica, el odontólogo tomara impresiones y registros de mordida que posteriormente enviará al laboratorio.

Estas pueden ser para un diente (corona) o para varios (puente).

Son prótesis completamente dentosoportadas, que toman apoyo únicamente en los dientes.

La prótesis dental removible es un tratamiento para reponer tanto dientes ausentes como las estructuras óseas que se van atrofiando a lo largo del tiempo, tras la pérdida de los dientes naturales. Consiste en aparatos bucales portadores de dientes artificiales, que se pueden y deben extraer de la boca para facilitar la higiene. Restauran la masticación, la estética y el habla.

Las prótesis removibles no son meros instrumentos mecánicos, sino que trasmiten fuerza a los dientes, a las encías y al hueso, por lo que requieren un especial cuidado de adaptación, cuya duración varía según las personas y las prótesis (normalmente, varias semanas). Al final, seguramente no tendrá consciencia de llevar prótesis, pero es necesario que tenga paciencia y que, durante este periodo de adaptación, acuda a realizar las revisiones que sean necesarias.

Las prótesis mixtas están constituidas por una prótesis fija y una prótesis removible metálica, formando parte de un mismo diseño en una misma arcada, y unidas entre si mediante un sistema de anclaje denominado atache. Este tipo de prótesis presenta varias ventajas sobre las removibles, por ejemplo dando mayor estética al eliminar los brazos del retenedor, que pueden ser visibles.