La endodoncia o tratamiento de nervio o de conductos es el procedimiento por el cual se elimina la pulpa afectada de un diente y se sella el conducto.

La pulpa dental es el tejido que se encuentra en el interior de los dientes, y está compuesto de nervios y vasos sanguíneos. Enfocada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la pulpa dental y de los tejidos circundantes afectados por la misma.

La forma de practicar la endodoncia ha sufrido un cambio drástico en los últimos 5 años debido al desarrollo de nuevos equipos (localizadores de ápice, láser, endox, ultrasónicos, irrigadores, digora, mecanización…) e instrumental flexible. Todo ello dentro de estrictas normas de esterilización y desinfección.

Para evitar las complicaciones de realizar una endodoncia lo más adecuado es mantener una buena higiene dental, visitar la clínica dental al menos una vez al año y mantener siempre controladas las caries.