En la Clínica Dental Segura de Lago tenemos un sistema de trabajo que permite unos óptimos y rápidos resultados. Dentro de la clínica, nuestro equipo de especialistas se coordina mediante unos protocolos estrictamente establecidos y por ello adoptamos un compromiso de confianza y garantía hacia nuestros pacientes, ofreciendo la máxima calidad, tanto técnica como humana, en todos los servicios que prestamos así como en los resultados.

Nuestra máxima y mejor garantía es ofrecer tratamientos centrados en la satisfacción de las necesidades del paciente basándonos principalmente en la honestidad deontológica.

  • Ofrecemos los servicios médicos a unos precios asequibles, manteniendo la máxima calidad.
  • Contamos con la tecnología más avanzada, y con un grupo de profesionales que trabaja en equipo y de manera coordinada.
  • Una odontología integral y avanzada, con un alto porcentaje de seguridad en el resultado de los tratamientos para satisfacer las necesidades de los pacientes y de nosotros mismos.
  • Trabajamos con los mejores protésicos y depósitos dentales facilitando la sincronización de nuestros trabajos con la máxima calidad y a un precio razonable.

Debido a su naturaleza y precio, algunos tratamientos dentales (sobre todo, implantes y ortodoncias) sí ofrecen un periodo de garantía, similar al de otros productos que encontramos en el mercado.

Las garantías dentales cubren los gastos (según el caso, en su totalidad, o en parte) de volver a realizar un tratamiento dental cuando es necesario repetirlo y no ha habido un mal uso* o mantenimiento del implante o la ortodoncia.

A los dentistas les encantaría poder garantizar a sus pacientes que su trabajo vaya a durar para toda la vida, pero en el éxito a largo plazo de un tratamiento dental influyen tal cantidad de factores sobre los que no tienen ningún control, que un odontólogo responsable no prometerá garantías vitalicias. Normalmente, los periodos de garantía que se consideran realistas van de cinco a diez años en implantes y ortodoncias.

De acuerdo a las cifras de multitud de estudios, más del 90% de los implantes dentales siguen siendo funcionales 15 años después de haberse realizado. Pero lo cierto es que pese a ello, existe un mínimo porcentaje de ellos que no se integran bien en el hueso.

El éxito de un implante depende en gran medida de su implicación en el mantenimiento. Esto no solo se reduce a su asistencia a las revisiones dentales cada seis meses ó un año, si no a su participación activa: dejar de fumar, una correcta higiene bucal, haber seguido un tratamiento si tiene problemas que pueden dañar el implante, como el bruxismo y haber seguido un mantenimiento periodontal si lo precisa.

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.